Mapas Rotos

relata-mapas-rotosPublicada en el 2012, reúne cuentos, crónicas y mini-cuentos de varios integrantes del Taller Relata-Liberatura de Ibagué escritos a partir del año 2006. Algunos escritores de este taller ya han sido galardonados a nivel regional, nacional e internacional por su trabajo literario, entre ellos: Margeris Campo Peñaloza, Jorge Polanco, Fabián Sierra Trujillo  y Lucero Rojas. Cuenta en sus líneas además con el integrante de taller más veterano de Ibagué, Carlos Arturo López. Esa característica del taller, de reunir a varias generaciones y estilos, se ve reflejada en la antología que ofrece varias miradas al oficio de escribir.

La Letra con sangre Entra

En el surco de las alas de una cigarra está el secreto de la vida y un aspirante a asesino está en su búsqueda. Un matemático con un gran sentimiento de culpa, busca a su esposa fallecida en otros universos, retando el espacio-tiempo y a Dios. Una niña descubrirá lo fácil que es destrozar un corazón con un cuchillo de carnicero. La maldición pronunciada por una amante desengañada envenenará una historia de amor imposible. En un futuro cercano, en una selva de pesadilla, un hombre lucha contra el régimen de terror instaurado por Green Peace. En los barrios populares los niños reflexionan sobre la vida alrededor de un cadáver abandonado, un repartidor de pollos quiere ser un piloto de alto rendimiento y dos hombres bailan con sus cuchillos a muerte. Y así por estas páginas desfilan doce historias de laboratorio, surgidas de mentes creativas, sórdidas, irónicas y crueles, escritores que entendieron que la letra con sangre entra.

Escritos de Barrio

escritos de barrioEscritos de Barrio empieza su proceso creativo proponiendo a sus autores qué las historias deben surgir de una experiencia cercana, entonces cómo  unidad temática se plantea escribir acerca de barrios cómo escenarios y de canallas cómo personajes,  así cada autor imagina el barrio, ese primer micro-universo donde persisten nuestros primeros recuerdos, buenos y malos, donde inicialmente nuestra vida tiene límites, las calles donde jugamos, los callejones donde  lloramos o los parques donde amamos por primera vez  y se añade algo que nunca falta en un barrio, el canalla, así como suena y tal como se entiende  el término desde que han sido usados cómo antagonistas, protagonistas y antihéroes en la literatura. Con este primer proceso, los autores del taller editorial proponen una variedad de historias que nos muestran barrios de invasión, de desplazados, barrios tradicionales y silenciosos, calles donde se ríe y se muere, donde se ama y se odia, parques donde todo puede ocurrir, menos que los niños jueguen en ellos; con ello los autores nos muestran al barrio cómo un ser, una cosa viviente  con capacidad de crecer, respirar, evolucionar y mutar  en una dinámica de creación y destrucción, de olvido y recreación, donde los habitantes mismos son una parte de toda esa palpitante masa de tierra, ladrillo, acero, tejas, láminas de zinc, postes de alumbrado y calles de barro o cemento. Y son los dibujantes e ilustradores quienes al apropiarse de las historias le ponen ese nervio y trazan esos paisajes y esos personajes con esa compresión del barrio y de esos canallas.